jueves, 27 de junio de 2013

Mercurio Retrogrado: del 27 de Junio-al 20 de Julio 2013

 

Mercurio (2)

He aquí un típico escenario de mi vida: el teléfono suena. Lo con­testo dudosa (porque como casi todas las personas tengo un poco de percepción extrasensorial con respecto al teléfono). Y resulta ser uno de los usuales sospechosos que llama frenético después de haber experimentado, una tras otra, toda una serie de frustraciones.

La gota que colma el vaso puede ser la pérdida de una tarjeta de débito, una interminable espera en un consultorio médico, un daño del ordenador, la incapacidad de arrendar un departamento con precios de 1977, un desastre con su buzón de voz o una disputa burocrática frustrante en una institución de medicina prepagada. Al escuchar la letanía ya sé lo que viene. Mi fiel seguidor está por preguntarme: ¿Mercurio está retrógrado?

Con frecuencia, la respuesta es sí. El pequeño Mercurio, el planeta más cercano al Sol, parece cambiar de dirección más que cual­quier otro. Va en "reversa" tres o cuatro veces durante el año en un período aproximado de tres semanas. Durante estos fastidiosos interludios, y en particular al comienzo y al final, espere pequeños contratiempos, malos entendidos mezquinos y toda suerte de mala comunicación.

Cuando Mercurio está retrógrado los mensajes de­saparecen en el ciberespacio, se malinterpretan las afirmaciones claras, las personas olvidan sus citas y pierden papeles, y los contestadores, faxes, máquinas, fotocopiadoras, ordenadores y teléfo­nos móviles amenazan con entrar en huelga

Hacer lo mejor que pueda

¿Por qué pasan cosas fuera de lo común cuando Mercurio está retró­grado? No lo sé. La astrología, de acuerdo con mi forma de pensar, es un sistema de metáforas, un lenguaje cósmico simbólico que refleja nuestras vidas de la misma forma en que el mar refleja el cie­lo. Por tanto, aunque en realidad ninguno de los planetas gira hacia atrás, su aparente movimiento en ese sentido afecta, en una forma sutil, nuestras reacciones, percepciones y experiencias.

Cuando Mercurio está retrógrado, la irritación abunda. A pesar de lo que usted haya oído, y del inventario de tragedias que mencioné con anterioridad, no hay que temer a Mercurio retrógrado. Es una fuerza menor, no un tsunami. Lo obliga a ir despacio (porque usted está atascado en el tráfico), a ser flexible (porque le acaban de cancelar el vuelo), a revisar las cosas que por lo general no requieren revisión (porque el paquete ya debería haber llegado). Lo anima a buscar una aproximación diferente. Ofrece algo que la mayoría de las personas necesitan con desesperación: una pausa, una oportunidad para reunir los pedazos.

 

Cuando Mercurio esté retrógrado, evite lo siguiente:

Comenzar un nuevo proyecto.

Comprar un ordenador, un teléfono móvil, una PDA o cualquier otro dispositivo de comunicación; tampoco adquiera plumas fuente costosas.

Comprar un auto, un bote o una casa.

Cambiar de lugar de residencia.

Comenzar un trabajo.

Iniciar una relación.

Firmar un contrato.

Esperar que las cosas fluyan sin problemas.

Tratar de pelear en contra del destino. Forzar las cosas para que sucedan de acuerdo con su horario, solamente atrae el desorden.

Para aprovechar al máximo a Mercurio retrógrado, respire aliviado y sálgase de la rutina. Se le ha otorgado un aplazamiento.

 

Lo único que tiene que hacer es:

Repasar.

Revisar. (Mercurio retrógrado es valiosísimo para los escritores.)

Reconsiderar. (Si reaparece un antiguo amante o vuelve a sur­gir un viejo problema, Mercurio retrógrado puede ayudarle a resolver la situación.)

Volver a visitar el pasado.

Cambiar su parecer.

Confirmar sus reservas.

Revisar los hechos.

Hacer reparaciones.

Llevar a cabo tareas que ha pospuesto.

Corregir errores.

Ser organizado.

Ponerse al día con todas las formas de correspondencia.

Prepararse para la acción.

Enviar tarjetas y paquetes con anticipación. (Cuando Mercurio está retrógrado el correo puede no llegar a tiempo.)

Llevar, en cualquier ocasión, un libro o revista. (Cuando Mercurio está retrógrado las posibilidades de esperar en una fila o quedarse atascado en el tráfico se incrementan bastante. Y no cuente con que su teléfono móvil lo entretendrá: es posible que sólo transmita estática.)

 

Recuerde:

Algunas veces las semanas en que Mercurio está retrógrado pasan de manera callada y usted apenas las nota. Otras veces Mercurio retrógrado genera tal ventisca de demoras y obstáculos que usted no se puede salvar de su torva influencia. ¿Qué marca la diferencia? La respuesta es fácil: ubicación, ubicación, ubicación. Busque cuán­do Mercurio está retrógrado y en dónde se encuentra. Si está en su signo solar, lunar, signo de Mercurio o ascendente, usted sentirá el impacto. En forma similar, cuando Mercurio inicia o termina su ciclo dentro de uno o dos grados de un planeta en su horóscopo, usted se sentirá afectado. En los dos casos, prepárese para deleitarse en el ritmo retrógrado. Y no olvide llevar un libro.

Extraído de libro Astrología para Dummies

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola a tod@s!
Vuestros comentarios son bienvenidos.
¡Les invito a visitar mi otro blog