miércoles, 10 de marzo de 2010

LA PRECESIÓN DE LOS EQUINOCCIOS

 

 

Según las definiciones astronómicas simples: La precesión o movimiento de precesión, es el movimiento asociado con el cambio de dirección en el espacio que experimenta el eje instantáneo de rotación de un cuerpo.

La Tierra es un elipsoide de forma irregular, aplastado por los polos y deformado por la atracción gravitacional del Sol, la Luna y, en menor medida, de los planetas. Esto provoca una especie de lentísimo balanceo en la Tierra durante su movimiento de traslación llamado "precesión de los equinoccios", que se efectúa en sentido inverso al de rotación, es decir en sentido retrógrado (sentido de las agujas del reloj).

Bajo la influencia de dichas atracciones, el eje terrestre ha efectuado en el transcurso de milenios -y continúa haciéndolo- un desplazamiento cónico infinitesimal, similar al de una peonza a punto de pararse. (La peonza o trompo en rotación, al no tener un eje de rotación vertical, la peonza posee un movimiento de «cabeceo» similar al de precesión).

En este movimiento va describiendo un doble cono de 47º de abertura, cuyo vértice está en el centro de la Tierra. Debido a la precesión de los equinoccios, la posición del polo celeste va cambiando a través de los siglos. Actualmente la estrella Polar no coincide exactamente con el Polo Norte Celeste.

Se le llama a este movimiento: "precesión de los equinoccios", porque traslada, respecto al plano de la eclíptica, los puntos equinocciales y en particular el punto vernal (inicio de la primavera). Por este motivo, la constelación de Aries debería encontrarse sobre el Sol desde el 21 de marzo al 20 de abril, y no es así. Esta es la razón por la cual las posiciones de los signos del Zodíaco no corresponden a las de las constelaciones.

De todos modos esta circunstancia no afecta a la simbología astrológica, dado que, como ya he explicado, la astrología si bien utiliza como base a la astronomía, realiza su interpretación tomando losa factores astronómicos no como objetos actuantes sino como “arquetipos” (o símbolos)

 

El retroceso del punto vernal es tal que cada 2160 años pasa de un sector zodiacal a otro, en sentido inverso al orden de los signos, y cada 30.000 años aproximadamente cumple el recorrido entero de la banda zodiacal, regresando al punto de partida. Esto ya era conocido en tiempos de Hiparco (siglo II a.de C.) Por esta razón, a pesar de la imposibilidad de conocer con exactitud nuestro pasado más remoto, podemos deducir que, dado que el desplazamiento del eje terrestre se realiza en sentido inverso al de todas las rotaciones zodiacales, en la época de la civilización asirio-babilónica (4000 al 2000 a.de C.) el punto vernal se encontraba en la constelación del Toro; en el 2000 a.de C. en la constelación del Carnero (de esto hallamos confirmación en los ritos religiosos); al iniciarse la era cristiana estaba en la constelación de Piscis; ahora nos hallamos a las puertas de la era de Acuario.

2 comentarios:

  1. muchas gracias por dedicar de tu tiempo para instruirnos.
    Este articulo fue buenisimo!!!

    medea

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti medea!!!
    No sabes cuánto me alegra que te gusten estos artículos, ojalá que siga así. Cualquier duda pregunta y en la medida de mis posibilidades te contestaré
    Saludos

    ResponderEliminar

¡Hola a tod@s!
Vuestros comentarios son bienvenidos.
¡Les invito a visitar mi otro blog