lunes, 8 de marzo de 2010

ARCANO III: LA EMPERATRIZ

Marsella

Llegamos al tercer Arcano en el cuál la dualidad presentada entre los aspectos masculino (mago) y femenino (Sacerdotisa) se resuelven para dar paso a la Creación.

El número 3 que le corresponde señala: resolución, relación, encuentro, conflicto, creación. Así tenemos que este arcano fundamentalmente representa la Imaginación Creadora. Todo su simbolismo se refiere básicamente a la reproducción, multiplicación y crecimiento. En contraste directo con la virginidad de la Gran Sacerdotisa, la Emperatriz es una matrona embarazada, (y también en ocasiones Esposa, compañera del Arcano 4 El Emperador). A diferencia de la Sacerdotisa, la Emperatriz representa el mundo físico (tangible).

Es Venus (o Afrodita para los griegos), la diosa del Amor, de la Belleza, del Crecimiento y la Fecundidad. Es el principio de la GRAN MADRE en la naturaleza. Representa la actividad de la mente subconsciente.

Diferencias entre la Sacerdotisa y la Emperatriz

la-sacerdotisa- rider    emperatriz

 

Una imagen femenina le sigue a otra, veamos en qué se relacionan y en qué se diferencian.

La Gran Sacerdotisa corresponde a la Luna en su totalidad, relacionada en la mitología con Diana Cazadora y con Artemisa, ambas diosas vírgenes (completas en sí mismas), autosuficientes, solitarias, que preferían la “Hermandad” a la pareja. La Emperatriz es una Venus nacida del mar, patrona tradicional del parto y señora de lo belleza y de las artes. Es producto de la unión del Mago con la Gran Sacerdotisa por medio de la cual la virginidad fría de Diana se transforma en la rica fertilidad de Venus. El placer, la abundancia y exuberancia, el exceso inclusive, le son afines.

La sacerdotisa preserva el saber, tiende a la búsqueda espiritual, la videncia, la magia, el silencio y el secreto. La Emperatriz se asocia a la risa, el gozo, la libre expresión, la palabra creativa, el disfrute en todos los planos (Emocional, físico y sexual)

La emperatriz personifica la fecundidad femenina: es la MADRE, la Inteligencia creadora, generadora de las ideas y las formas, la multiplicación y el movimiento. Su riqueza consiste en el hecho de alimentar a todos los seres y su grandeza en el hecho de otorgar belleza y magnificencia a todas las cosas.

Dadora de vida y simultáneamente: sostén y seguridad que tarde o temprano deben ser abandonados so pena de morir devorado por ella en su aspecto oscuro u oculto (la diosa Kali, Hécate, Hel…, la Luna Nueva) Es lo femenino en su aspecto solar, visible y manifiesto (La sacerdotisa es el aspecto lunar de lo femenino: interior, oculto, inmanifiesto) y es también el aspecto destructivo de la Gran Madre, la fuerza que empuja a la transformación (Más adelante veremos las relaciones y diferencias de este arcano con el arcano XIII: la Muerte) ; se corresponde con la fuerza de la atracción.

LA IMAGEN

Empress

En este arcano vemos a una mujer sentada en un espacio abierto (a diferencia de la Sacerdotisa que lo está en un espacio íntimo) lo que inmediatamente la asocia a la naturaleza y a la manifestación exterior (visible)

El arroyo y la caída de agua que vemos en algunos mazos, simbolizan la corriente de la consciencia, como todas las corrientes pintadas en el TAROT. El agua cayendo en el pozo es nuevamente la representación de las potencias positiva y negativa de la Fuerza de Vida. Estas potencias están también simbolizadas por el cetro de la Emperatriz.

El corazón y la paloma, las perlas, el trigo y los árboles son todos símbolos de Venus, es decir de la articulación de la potencia erótica, fecunda y misteriosa de lo femenino primordial. El collar de siete perlas simboliza los planetas de la astrología y las doce estrellas sobre su cabeza representan los doce signos del Zodíaco. Oros emblemas de la Emperatriz ( no todos están presentes en todos los mazos), son: fruta, flores, hierba, cereales, perlas, una cueva, una paloma, su escudo decorado con un águila, y un estandarte con un caballo blanco, que simboliza a Demeter-Leukippe, la Yegua Blanca, Diosa Madre.

 

impératrice

Todas las diosas Madres de las distintas culturas se ven reflejadas en este Arcano. Diosas que más allá de sus nombres (Isis, Freja, Astarté…), representan la fuerza vital que crea y destruye. La pulsión de vida, abundancia, fructificación, gestación y manifestación

En algunos mazos este arcano la imagen está sentada en el centro de un sol radiante, permanece la corona de doce estrellas que representa los signos y casas de la zona zodiacal sobre las que simbólicamente el sol hace su camino); sus pies posan sobre la luna.

El sol es el emblema del poder creador. Esta mujer es Isis celeste o la Naturaleza; tiene un cetro terminado en un globo, señal de la acción perpetua sobre las cosas nacidas y que deben nacer. (También significa la fijación de las fuerzas espirituales de la materia; el globo de oro, la cruz que lo traspone y el águila — símbolo celeste y solar, rapaz, cruel y orgullosa colocada sobre el escudo que la Emperatriz sostiene con la mano derecha — confirman el significado de una evolución efectuada y nos confirman su dominio sobre tres mundos: cielo, tierra y mundo intermedio). Por otro lado el águila, representa las alturas a que puede elevarse el vuelo del espíritu. La luna (en cuarto creciente) colocada bajo sus pies simboliza la fecundación de la Materia por el Espíritu. Es la personificación de la fecundidad universal.

Su vestido rojo significa la energía y su corona indica la inteligencia. Con el águila, (pájaro de iniciación y de las alturas a las que llega el espíritu o la conciencia), aporta lucidez y frialdad a pesar de ser intensamente emocional. Se aferra defensivamente al escudo; por eso está siempre alerta y es difícil de combatir. Corresponde al viernes, al jengibre, a la turquesa, al azul celeste, al cisne, al mirlo y a los lugares de estudio.

La encontramos sentada cómodamente, con pose de actividad física escasa y de relax, en actitud consciente y despierta. Una de sus manos, la derecha (activa), reposa sobre la misma rodilla, pero casi ofreciendo, ofrendando o protegiendo las formas más exquisitas de la vida, sus propios frutos.

El agua da vida, profundidad, receptividad y fructificación para la tierra. Detrás la pared rocosa, que indica la barrera inevitable que pone lo material terrestre para lograr penetrar en ese hermoso y fértil prado lleno de frutales y brillantes flores. El Sol radiante da calor, vida, sinceridad, nobleza y recreación.

La Emperatriz es la Imaginación; el poder mental de hacer nuevas combinaciones de experiencias extraídas del almacén de la memoria. Asociada correctamente, por consiguiente, a la letra hebrea Dáleth, la puerta (de la Cábala), porque la imaginación creativa[1] es verdaderamente la entrada a una nueva vida y a un nuevo mundo.

LA EMPERATRIZ es desde otro punto de vista la Madre, la “Femme fatal" y también la tercera en discordia, (por ser una carta de multiplicación y movimiento, y por ser el fruto de la unión entre los dos arcanos anteriores). Pone de manifiesto aquello que en la Sacerdotisa (Papisa) se encontraba oculto. Ayuda a progresar y a hacer germinar las ideas. Es una carta que nos induce a replantear las situaciones, a elaborar proyectos, a poner las cosas en claro y sobre todo a resolver.

Ella es la gran figura legisladora de la Madre Tierra, que como Demeter simboliza abundancia, fecundidad, riqueza, protección, creatividad, y sabiduría intemporal. Por lo mismo los términos: germinación, fermentación, incubación, fecundidad, generación, iniciativa, le pertenecen.

No sólo está ligado este Arcano a la forma física, sino a sus leyes, a su mantenimiento y conservación Es, en definitiva, el atributo de lo bello, estético y atrayente como forma física, pero también la sabiduría implícita en todo aquello que es capaz de mantener y conservar la vida y sus manifestaciones.

Este Arcano tiene estrecha relación de polaridad con el Arcano 4 (el Emperador) (principio masculino o energético en lo material). Ella representa el dominio o mandato sobre la materia mediante la atracción, el magnetismo, el amor, la suavidad y la calidez. Es también el principio femenino que crea conservación, abundancia, belleza, refinamiento, buen gusto, paz, delicadeza, alimento sutil, protección y fertilidad. Nos invita a integrarnos a esas sutiles formas refina los sentidos y nos abre a una mayor paz interna y comprensión de nuestra esencia. Madre, matriz, maya, mujer... son términos encadenados que expresan el mismo principio. Es la misma "M" con que los hindúes, en su lenguaje sánscrito expresan el maya: las formas, los reflejos, la ilusión de lo visible, y también el gráfico que en casi todas las culturas ha representado las aguas y los ciclos. En Occidente, tanto como en Oriente, es la Virgen que continuamente genera, alumbra, procrea, da forma y plasma en lo visible, pero siempre permaneciendo pura e inmaculada (lo que no significa sin sexo sino que es completa en sí misma, es decir integra, no depende del otro para ser).

Es la diplomacia, la finura, la prudencia, el don de conservación, la entrega, el esplendor, la paz interna y la sutileza estética, es capaz de atraer, entregarse, sentir y ser sentida, hacer fértiles las energías que en ella se proyectan y abrirse a la luz solar, para concentrarla como miel, néctar o ambrosía.

Es el principio femenino material instintivo, de ahí que este arcano se relacione plenamente con la Naturaleza, y al mismo tiempo nos invite a relacionarnos nosotros con ella y a respetarla y comprenderla. Dos vivencias y experiencias son las que con más nitidez podemos alcanzar con la integración de la Naturaleza: el arte de sus manifestaciones y la fusión con toda ella. Las leyes que rigen la Naturaleza son expresión de la unidad total y la fusión de los principios y leyes universales. El hierro de la hemoglobina de nuestra sangre es el mismo tipo de átomo que el de los compuestos ferrosos de la superficie de Marte; el hidrógeno del agua del cuerpo humano es igual al que compone las más remotas estrellas...

Es también la DIOSA DEL AMOR. Ese Amor que creó el mundo, y rige en todas las cosas.

Expresa, en el plano espiritual, el Poder Supremo, equilibrado por la inteligencia eternamente activa y por la Sabiduría absoluta.

En el plano intelectual, la fecundidad.

En el plano físico, la Naturaleza en elaboración; la germinación de los actos que deben nacer de la Voluntad.

d0241003

PALABRAS CLAVE DE LA EMPERATRIZ

Empatía, bondad/amabilidad, sabiduría, cariño/dulzura besos, abrazos y mimos, aficiones, encantadora, cortés, acogedora, reproducción, comadrona, ecuanimidad, paciente, embarazo, cosecha, elogiosa, simpatía, discreta, entregada, abundancia, gratitud, compasión, familia, hogar, compañerismo, belleza interior, autoestima, protectora, preocupación desinteresada por los demás, reveladora. Inteligencia y poder. Matriz universal. Fecundidad. Feminidad. Poder de seducción. Logro sentimental.

ASPECTOS POSITIVOS DE LA EMPERATRIZ

El amor y la creatividad dominan la materia penetrándola. Hay intuición en lo que respecta a la vida cotidiana y las experiencias afectivas, consiguiéndose relaciones humanas dulces y a la vez intensas. Las necesidades físicas están bien atendidas y ello permite una sabia realización afectiva. Armonía entre los seres que se relacionan, disfrute de la naturaleza y deleite de placeres sencillos a la vez que hondos. La naturaleza protege y a la vez se la glorifica a través de un estado humano resuelto, feliz y equilibrado. La materia se convierte en apoyo perfecto para el espíritu.

Representa bases firmes para futuros proyectos a todos los niveles. Persona inteligente. Persona de belleza física importante. Maternidad o embarazo efectivo y positivo.

Imaginación, penetración, perspicacia, cultura, dotes pedagógicas. Romanticismo, poesía. Economía. Sentido común. Secretaria digna de confianza. Inteligencia femenina, rica en idealismo y sensibilidad. Atención por lo cotidiano, maternidad, el matrimonio o unión, los hijos y la influencia femenina en la vida diaria. Riqueza material, mejoría o evolución. Mujer de negocios, resolutiva, la que sostiene al compañero o marido, practica y decidida, intuitiva.

También significa: Comprensión, inteligencia, instrucción. Encanto, afabilidad, elegancia, distinción. Cortesía, abundancia, riqueza. Matrimonio, fecundidad, dulzura.

Buen corazón. Calidez. Amor maternal. Belleza interior. Equilibrio entre la razón y la intuición. Creatividad. Inteligencia. Belleza física. Responsabilidad y bienestar. Logros importantes. Reconocimientos. Buen trabajo. Comunicación. Elegancia. Bienestar material. Consecución de objetivos. Suerte.

Persona amigable, amiga de sus amistades. Buena amistad, noble y duradera. Dirigente altruista. Nacimiento. Creatividad y saber hacer. Responsabilidades adquiridas. Logros. Armonía. Gracia, afabilidad, dulzura, encanto, riqueza, fecundidad, comprensión, discernimiento, lucidez y libertad de pensamiento. Es el impacto concreto, la eficacia emocional, la manera en que se viven los proyectos, los principios, los códigos; es el deseo.

Las reacciones epidérmicas de simpatía o de antipatía, de deseo o de odio, de placer o de dolor. Es la fonética, las artes plásticas en las que las apariencias se hacen palpables, las disciplinas intelectuales y las científicas.

Fusión entre el ser y la naturaleza, el hombre y la mujer, lo espiritual y lo material, etc. el proceso de identificación, entrega y sacrificio a los hijos. Atributo de la multiplicación y generación de las formas en estado potencial. Soporte para cualquier acción práctica y proyecto de cierta envergadura.

ASPECTOS NEGATIVOS DE LA EMPERATRIZ

La ilusión o maya de la naturaleza arrastra y se permanece apegado y esclavizado a las formas pasajeras. La vida fácil y cómoda opaca y limita cualquier desarrollo mental y espiritual.

Lo sensual y sensorial no conduce a algo creativo y elevado, sino a una excitación que provoca desgaste físico. Los excesos en lo material hacen que la conciencia duerma, se embrutezca y se pierda el entusiasmo, conduciendo a la rutina, la banalidad, el despilfarro en objetos innecesarios y a veces la infidelidad irresponsable. Rodearse de belleza ya no es un síntoma de buen gusto, cultivo artístico y sensibilidad, sino de presunción, afán por aparentar y despilfarro. El cuerpo puede llegar a ser objeto de un culto excesivo o centro de pasiones que no conducen sino a un vacío esencial.

Es una advertencia a conductas equívocas: Incertidumbre, apatía, parsimonia, negativa en el momento de tomar decisiones, dejadez, lentitud en la acción y en la resolución de los problemas, un aviso tal vez ante la posible perdida de bienes materiales, despilfarro, infidelidad (propia o advertencia sobre la padecida), perdida de la confianza.

Problemas domésticos. Esterilidad o embarazo no deseado. Temperamento demasiado transigente, falta de firmeza, abandono de sí misma, confía en su aspecto, cirugía plástica, miedo a envejecer, compra el amor, amor recibido con recelo, aversión a estar sola, temerosa del afecto brindado, lástima/compasión, sexo imprudente y sin protección, antipatías, moda/belleza/ revistas de mujeres que refuerzan los estereotipos, industria del perfume, dependencia, se siente fácilmente herida, ofendida o rechazada. Pobreza de espíritu. Inacción, pereza, desidia.

Con esta carta mal colocada o espectada: La estética se compra, se ofrece, se negocia y se vende, haciendo del arte objeto de mercado. Las formas y los placeres succionan y conducen a una vida fácil, lo más cómoda posible, inconsciente y apegada a placeres pasajeros. La belleza ahora es sólo una herramienta o instrumento para aparentar, dominar o buscar una serie de sujetos dependientes y fácilmente manejables. Ansias y apetitos exagerados.

Cerrada y caprichosa. Indiferencia esgrimida para disimular la timidez. Disimulo, "mosquita muerta". Presunción, prejuicio. Propósitos ocultos, segundas intenciones. Pesada, lenta, aburrida. Mezquina, necia.

ARQUETIPOS QUE REPRESENTA

EL principal arquetipo que representa este arcano es por cierto LA DIOSA MADRE , o MADRE NATURALEZA.

Llevado al plano humano es la mujer en la edad fértil, con toda la potencia de erotismo, fertilidad y autoexpresión propias de esa etapa vital.

Es también la mujer que brilla y se muestra: reinas y princesas de hoy en día, de quienes media humanidad está pendiente, a través de las revistas del corazón, y también aquellas de la que están pendiente tan solo sus íntimos o cercanos.

Otros arquetipos que encontramos presentes son:

Las Vírgenes de las diferentes religiones, que en todas ella se les adora como dadoras de amor y caridad. La Virgen o mujer vasija que sirve de espejo, conservación y fructificación de la energía masculina. No tiene que ser necesariamente una mujer físicamente virgen, pues una mujer puede seguir siendo virgen o ser matriz de fuerzas teniendo hijos.

La Empresaria es otro personaje en analogía con este Arcano, simbolizando las peculiares cualidades de la mujer para controlar, promover y expandir riqueza y prosperidad material.

La Prostituta (Hétera, Hetaira, Meretriz) representa el uso del atractivo sexual femenino, la potencia erótica y el servicio a la fuerza masculina, no servil sino como equilibrante.

La Bella es la representación de la mujer que es admirada y buscada por sus encantos atractivos físicos.

La Madre significa la función de dar a luz al mundo material las nuevas encarnaciones de los seres humanos, así como la misión de alimentar, proteger y dar amor a los hijos.

La Artista o el Artista son los que sintonizan con el aspecto de Armonía y Belleza del Cosmos, teniendo la facultad de plasmar su captación de estos atributos en formas de creación humana.


[1] Todos los sabios han comprendido el poder de la imaginación. Ninguno lo ha comprendido mejor que Eliphas Levi cuyas palabras fueron inspiradas por esta figura de la Emperatriz. "El entendimiento y la voluntad del hombre son instrumentos de Incalculable poder y capacidad. Pero el entendimiento y la voluntad tienen un instrumento auxiliar en una facultad qué es muy poco comprendida, hablo de la imaginación, la imaginación es realmente como el ojo del alma y es en ella donde las formas son delineadas y preservadas. Por su medio contemplamos las reflexiones del mundo invisible. Es el espejo de las visiones y el aparato de la Vida mágica. Así curamos la enfermedad, modificamos las estaciones, desviamos la muerte de los vivos y resucitamos a los muertos porqué esta facultad exalta la voluntad y le da poder sobre el agente universal...”

©Ana Cuevas Unamuno

 

Etiquetas de Technorati: ,,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola a tod@s!
Vuestros comentarios son bienvenidos.
¡Les invito a visitar mi otro blog